0

Guerra entre bandas dedicadas al lavado de activos y tráfico de drogas se habría desatado

¿Y las autoridades? El asesinato a sangre fría contra el conductor de una camioneta rural que se dirigía de Abancay hacía Andahuaylas, sería parte de una soterrada guerra entre bandas rivales que pugnan por el control de los pases de droga en esta parte de Apurimac.
El viernes al promediar las 21:30 horas, la camioneta rural con placa de rodaje C4V-955 de la empresa Eco Tours conducida por Julio Ortega Pérez, que partió de Abancay hacia Andahuaylas fue interceptada a la altura del distrito de Kishuará por cinco sujetos todos ellos encapuchados portando armas cortas y de largo alcance.
Por declaraciones de los pasajeros, que pidieron no divulgar sus nombres por temor a represalias, los delincuentes los obligaron a bajarse y tirarse al suelo, mientras otros secuaces les quitaban todas sus pertenencias, atándolos de pies y manos.
Según los testigos, antes de disparar, los delincuentes rompieron el tablero de la camioneta y al no encontrar nada interrogaron a Ortega, poco después, los mismos sujetos subieron al vehículo y debajo de un asiento encontraron una mochila, llevándosela hacía un automóvil modelo Yaris color gris que los esperaba metros más allá y que presumiblemente se dirigió hacía Abancay.
“Cuando fuimos retenidos, los delincuentes nos obligaron a decir nuestros nombres, mientras preguntaban por Julio Ortega (chofer de la combi), hablando a la vez por teléfono, al parecer recibieron la orden para que disparen contra él, haciéndolo directamente en la cabeza”, afirmó uno de los pasajeros.
Un hecho que tendría relación con este asesinato, sucedió en Chincheros el pasado 1° de julio, con la camioneta rural de placa de rodaje C9Q-951, también perteneciente a la empresa Eco Tours, procedente de Ayacucho y conducida por Alfredo Ortega Ortiz (al parecer pariente de Julio Ortega) fue interceptada por cuatro encapuchados, todos ellos portando armas de fuego.
Aunque en esa oportunidad, no se registró crimen alguno, los hampones destrozaron el tablero de la camioneta y sustrajeron varios paquetes tipo ladrillo (se presume droga), huyendo con dirección desconocida.
Tampoco se descarta que en estos últimos arrebatos de droga y dinero registrados en la vía Chincheros – Andahuaylas – Abancay, estén involucrados policías en actividad, razón por la cual, el comando policial debe adoptar medidas correctivas urgentes al interior de la institución.

Publicar un comentario

 
Top