0

Hoy, en horas de la mañana, en la Basílica Catedral del Cusco, se celebró la Misa de Fiesta en honor a Santa Rosa de Lima, la primera Santa de América Latina, la Santa Eucaristía fue presidida por Mons. Richard Daniel Alarcón Urrutia, Arzobispo Metropolitano del Cusco, y concelebrado por el Capellán de la Región Policial del Cusco, P. Carlos Tolentino Mendoza, y sacerdotes de la Orden Dominicana.

Esta Misa de Fiesta en honor a la primera Santa de América Latina, contó con la participación de las principales autoridades de nuestra región, así como instituciones públicas y población en general, quienes recibieron el saludo de paz y amor por parte de Mons. Richard Alarcón.  Así mismo, resaltó su saludo  a toda la familia dominicana por el jubileo de sus 800 años.


En su Homilía Mons. Richard, pidió a toda la familia policial, que en este Año de la Misericordia, sigan los pasos de Santa Rosa de Lima, encarnando las obras de misericordia: dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, visitando a los privados de libertad, consolando, amando y respetando, como lo hizo la Santa de América Latina.  Dijo, “sigamos los pasos de Santa Rosa de Lima, tengamos una vida llena de misericordia”, “descubramos el rostro que sufre de cada humano” y “hermanos y hermanas estamos llamados a amar y servir a cada hombre, lejos de todo interés económico e inhumano”.


Indicó también que Santa Rosa de Lima quiere un Perú solidario donde nos ayudemos los unos a los otros, donde construyamos una nación peruana basada en valores, lleno de amor Cristiano, donde no exista maldad entre hermanos. Resaltó que ella, la santa patrona de los Policías, les enseñó a sus hijos, la labor y el servicio que ofrecen a nuestra Patria y al prójimo, también les enseña cómo desempeñarse con responsabilidad en nuestra sociedad, defendiendo y promoviendo los derechos humanos y los deberes ciudadanos.


Durante esta Misa de Fiesta, el Jefe de la Región Policial Cusco, General Orfiles Bravo Roncal, tuvo un acto de fe y de reconocimiento, al presentar en las ofrendas la capa de su Santa Patrona, capa que fue bendecida por el Arzobispo del Cusco y que al concluir esta Misa de Fiesta, fue colocada a la Patrona de la Policía Nacional del Perú, para salir en procesión de la Basílica Mayor, recibiendo honores de los efectivos policiales que la llevaron en hombros hasta el Convento de Santo Domingo, donde impartió su bendición a todos los cusqueños.

Publicar un comentario

 
Top