0
Cusco fue el último bastión de resistencia inca, en las tierras del Tahuantinsuyo vivieron los últimos descendientes de Pachacúteq, dispuestos a no dejar morir las costumbres y tradiciones que habían cultivado desde siempre, incluso las nuevas, erigidas a propósito de la sanguinaria invasión de los españoles.
Justamente una de estas 'costumbres' permanece arraigada de manera inimaginable en el inconsciente colectivo de los andes, se trata del antiguo ritual del Takanakuy o 'Golpeémonos' en su traducción literal del quechua.
COSTUMBRE. No se sabe cuándo el Takanakuy pasó de ser un 'deporte' practicado entre los antiguos incas cautivos para deleitar a sus captores a ser una tradición con un tufillo de amistad a prueba de puñetes y patadas.
Es así que ahora, en distintos puntos de la provincia de Chumbivilcas (donde inició el ritual), la región Cusco e inclusive en todo el país, el Takanakuy se practica entre las fechas de Navidad y Bajada de Reyes, osea, mientras el resto del Perú celebra su amistad dándose abrazos, en Cusco los chumbivilcanos celebran ese día agarrándose a trompadas.
ENTRE EL ODIO Y EL AMOR. Todo puede comenzar a raiz de un lío por tierras, por palabras mal dichas o mal entendidas o simplemente por el amor de una mujer. En las alturas de Cusco, donde no hay jueces, ni puestos policiales ni ninguna autoridad más que los propios pobladores, basta con retar a duelo a un contrincante para que la pelea quede pactada y los supuestos enemigos se vean las caras durante el Takanakuy.
Es así que los luchadores se preparan durante todo el año para vencer a su oponente, sabiendo que al final de la pelea, pase lo que pase, la antigua ley le da la razón al peleador que ganó y es una obligación ambos den por zanjado su pleito, terminando la pelea entre abrazos y con sendos vasos de cerveza o chicha.  
FÉRREA TRADICIÓN. Este año, un equipo de Correo Cusco se trasladó hasta la asociación pro vivienda Agua Buena, donde los residentes chumbivilcanos organizaron una edición más de su conocido Takanakuy, el lugar se llenó de miles de espectadores, curiosos y hasta turistas, quienes vieron cómo 20 parejas arreglaron sus discusiones a golpes, todo bajo la anuencia de sus familiares, amigos, autoridades y sobre todo del Niño Dios, a quien dedican toda esta tradición y a quien rezan antes de cada combate.
DATOS:   
-Los asistentes al Takanakuy insisten en que mediante la pelea se curan, se sanan y se liberan de las enemistades que cargaron durante todo el año.
-Santo Tomás en Chumbivilcas, es el lugar donde se celebra con más fastuosidad esta conocida tradición; ahí empezó todo.
-Antiguamente participaban mujeres y niños en las peleas,cosa que ahora está prohibida, sin embargo suelen haber peleas 'clandestinas' donde sí participan.
-Las reglas de combate son simples, solo golpes de puño y patadas, la pelea termina cuando uno de los rivales cae al piso o cuando los jueces así lo deciden.   

Publicar un comentario

 
Top